Planchadores pintados

planchadores pintados

planchadores pintados

Nos encanta hablar de la necesidad de sentirnos cómodos y a gusto en nuestro propio hogar, es por ello que ahora trataremos el tema de los planchadores (aquellos espacios un poco olvidados), y nos parecen una buena idea los planchadores pintados.

Que importante es sentirse a gusto en casa, verdad? Y seguro que tienes tu rinconcito favorito, bién sea un orejero del salón junto a la ventana, o el escritorio de tu dormitorio, o un banco en tu cocina, o tu cama llena de cojines…Y porque no intentamos estar a gusto en todas las dependencias de nuestro hogar!! Incluso en el cuarto de la plancha (si tenemos), y hacer que nuestro lavadero sea agradable no aquel espacio del que siempre salimos por patas.

Os explicaremos como es este planchador y lo que aquí pintamos.

La verdad es que este lavadero-planchador ya estaba muy bonito cuando llegamos, puesto que toda la carpintería es blanca y las paredes revestidas con microcemento en gris. Además es comodísimo ya que se pensó con mucha cabeza. No faltan salidas de agua, ni grifos. Dispone de suficiente espacio para almacenar, hay baldas para dejar ropa planchada, se pueden colgar perchas por todas partes, cuenta con una buena iluminación…

Lo que nosotras hicimos aquí fue darle un toque particular. Estampamos un trozo de pared de microcemento con pequeños motivos en blanco, así como: camisetas, calcetines, braguitas…Y la verdad es que quedó monísimo. Jugamos con 6 motivos que primero nos dibujamos a lápiz sobre papel, luego calcamos en papel poliester (material ideal para plantillas de stencil de varios usos- si quieres te duran toda una vida) y las recortamos. Y como siempre utilizamos pinceles de Stencil, de sección circular con cerdas naturales cortadas rectas. De pintura solo utilizamos el color blanco, y luego con un lápiz negro, y a mano fuimos perfilando y haciendo detallitos. El resultado nos encanta. Y sus posibles variantes, que seguro haremos y os enseñaremos también!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *